Retrato no inventado de un ‘indepe’

En El Mundo han escrito una imbecilidad haciendo un Retrato de un ‘indepe’ de un tal Jordi. Yo he escrito este retrato sobre un tal Jorge. A diferencia del de El Mundo, el mío sí es real.


Tomemos un independentista cualquiera. Le han llamado Jorge, porque es el patrón de Cáceres y aunque en Ibahernando, el pueblo de su madre, no era frecuente, a ella siempre le había gustado mucho. Aunque nació en Barcelona, el único crisma que ha recibido Jorge desde la cuna ha sido el de los veranos repartidos entre las tierras extremeñas y las montañas de León, de donde es su padre. Siempre al margen de toda mística y mito construído, ya fuere por vencedores o vencidos. Porque su familia siempre estuvo en medio, al margen de bandos y relatos. Ni el de los “colonos invasores” para unos, ni el de los “españoles de bien” para otros. El único bando del que viene su familia, quizás, fue el de los perdedores, los que entre las dos Españas cayeron en la tercera España, la de la miseria. Por eso dejaron su vida y su tierra y acabaron en Barcelona buscando un futuro mejor. Todo eso, mezclado con tierra catalana, germina en una identidad bastarda, impura (que diría el Cabrera). Como la que tienen la mayoría en Cataluña, que siempre fue tierra de paso y de acogida.

Esa identidad se expresa en castellano, lo que ha mamado. Pero también en catalán, una lengua que también es suya, que aprendió junto al castellano en la escuela. A veces como algo exótico, al menos en su barrio, en La Florida. No fue casi hasta llegar a la universidad cuando empezó a usarlo de verdad, al tropezarse con otras realidades, de esa Catalunya más allá del horizonte metropolitano que desde La Flori a veces no se ve (como no se ve a veces La Flori desde la Plana de Vic).

Jorge ha crecido sin olvidar sus raíces, volviendo algunos veranos a los pueblos de sus padres, creciendo en l’Hospitalet con amigos de muchos sitios distintos, sin conflictos ni identidades fracturadas. No por razones de lengua, desde luego. No en l’Hospitalet. Teniendo que escuchar, eso sí, agoreros y profetas de las siete plagas que explicaban que decían que contaban en Madrid que aquí Jorge está perseguido, oprimido, vigilado por hablar castellano. Por tener una identidad bastarda. Se lo recordaba el típico pariente imbécil que no ha salido nunca de su pueblo pero sabe mejor que Jorge lo que pasa en Cataluña, porque lo ha leído en El Mundo. Siendo el catalán pa lo malo, o aguantando el pues no pareces catalán cuando interesaba.

A Jorge siempre le han dado igual las banderas, porque no son más que trapos. Pero a medida que crece, con las fiebres de la adolescencia, le va interesando cada vez más el mundo que hay más allá de su barrio, y del pueblo de los veranos de su infancia. A Jorge le importa más bien poco lo que pone en tu DNI, pero Jorge ve que hay cosas no funcionan. Esta España que le ha tocado vivir a Jorge no le convence, y le gustaría que cambiara.

Viaja, porque dicen que viajar cura. Y se pone a trabajar para pagarse los estudios, y poder ir a otro país una temporada. Y conoce otras gentes, y aprende idiomas. Y esta España suya, que no acepta otras maneras de sentirse español y que desprecia sus propios idiomas, su riqueza y su cultura, sigue sin convencerle. Pero Jorge ve que no cambia. Que cuanto más se intenta, más portazos se dan. A veces hasta recogiendo firmas contra Cataluña, cuando no es insultando y despreciando a los catalanes, también a los que como él se sienten también españoles. Y siempre teniendo que escuchar mentiras sobre lo perseguidos, oprimidos y vigilados que están aquí por hablar castellano. Que lo dicen en El Mundo.

Sin darse cuenta, sin epifanías ni caídas de caballo, Jorge se encuentra un día de julio acudiendo al Paseo de Gràcia, saliendo a protestar por el definitivo fracaso del enésimo intento de cambiar España. Porque Jorge siente que no se quiere ir, pero España le ha abandonado. España les invita a irse. Porque ve que por mucho que se intente desde Cataluña, será imposible llegar a cambiar una España que no quiere cambiar, o que los de siempre no dejarán que cambie. Y a pesar de lo poco que le dice la estelada, y la pereza que le provoca a veces la parafernalia indepe, Jorge asiste a algunas de las movilizaciones que organiza la ANC cada 11S. Ni siquiera a todas. Pero en todas escuchando castellano por doquier, ya sea en el tramo de la Via Catalana que pasa por l’Hospitalet, o cuando acude en vagones de metro llenos de gente que también viene de su barrio. Viviendo lo que nunca explicarán en El Mundo.

Cataluña no es tan different de España. Jorge lo sabe. Hay muchas cosas que no le gustan de Cataluña, y precisamente para poder cambiarlas quería cambiar España. Y también sabe que los de siempre  de “aquí” han robado igual que los de “allí”, en Madrid, aunque entre unos y otros se hayan tapado, con sus respectivas banderas pero sobre todo entre ellos. España (o Cataluña) no es una religión a la que seguir con fe ciega, a pesar de que algunos se llenan la boca de dogmas sobre la unidad de la pátria o la sacrosanta constitución, esa losa para gobernarnos a todos y atarnos en las tinieblas, y que violan cuando les conviene.

Jorge se ha cansado de esperar cambios que no llegan, y los cambios que algunos ofrecen, o son homeopáticos o vienen en unicornio, en el fondo para que nada cambie. También se ha cansado de amenazas, insultos y mentiras sobre lo que pasa en Cataluña. Jorge empieza a comprender que los cambios, como la vida, tienen que ir en serio. Y que Cataluña no es Arcadia, pero puede ser lo que decidamos entre todos. Porque cuando España da tantos portazos, se abre la ventana de la República catalana. Y la independencia puede ser la manera, la oportunidad, de construir entre todos un nuevo  país.

Ojalá esta República catalana sirva para que cambien las cosas también en España. Pero eso quizás tampoco lo explicarán en El Mundo.

retrato

Anuncis